Netflix salvará a la humanidad

Netflix, HBO, Sky, Disney+, Amazon, Rakuten, Filmin, Apple TV+, Guidedoc… la que prefiráis, estas van a ser las compañías que seran capaces de salvar a la humanidad de su propia autodestrucción.

La destrucción de la humanidad empezó un martes

La historia de la autodestruccíón de la humanidad comenzó el 1 de julio de 1941.

Ese día comenzó como un día normal, la gente se levantó, desayuno, fue a sus trabajos, la II Guerra Mundíal avanzaba en Europa y aún no había comenzado la parte más cruenta de la contienda, incluso parecía que podía haber una solución más o menos rápida al conflicto pese al avance del Tercer Reich en el frente sovietico.

En Estados Unidos se jugaba el partido de baseball entre los Brooklyn Dodgers y los Philadephia Phillies un encuentro que duro algo más de 3 horas al que asistieron en el campo unos 3300 espectadores y que aquel martes inclinó la victoria del lado de los de Philadelphia por 6 a 4.

Aparentemente todo normal…

Pues no, aquí comenzó la debacle mayor de toda la historia de la humanidad.

Ese martes en ese encuentro ocurrió el principio de fin.

La cadena de televisión WNBT emitió a las 13.29 el primer anuncio de televisión.

Fue un anuncio de apenas 10 segundos por el que la marca de relojes Bulova pago 9 dólares.

Y ahí comenzó el principio del fin

De pronto los publicistas a comprendieron la importancia de la televisión como medio publicitario.

Cierto es que la publicidad llevaba mucho tiempo funcionando en otro tipo de medios, desde periódicos a salas de cine, desde vallas publicitarias a cuñas de radio, pero la televisión… eso era otra cosa.

Para empezar era un medio visual como los anuncios de los periódicos o revistas.

En la radio la gente tenía que imaginarse lo que el anunciante promocionaba.

En las revistas no había movimiento y resultaba difícil por ejemplo hacer ver lo potente que era un coche.

En los cines se llegaba al público que iba a ver la película y muchas veces no era un publico muy objetivo.

Pero la televisión lo cambio todo.

Ahí se podía hacer todo junto, mostrar el producto en todo su esplendor. y llegar al publico objetivo deseado (ya hablaremos otro día si eso de la publicidad en internet).

Y sobre todo y más importante, llegaban a sus casas, mientras estaban descansando y viendo sus programas favoritos… en el momento en el que las personas tienes las defensas completamente bajas.

Y todo se volvió en nuestra contra

Desde ese momento, todo empezó a ir a peor.

Y no solo porque la II Guerra Mundial se convirtiese en la peor contienda conocida hasta ese momento, sino porque, a pesar de que la guerra terminó en 1945 lo peor estaba por llegar.

La humanidad no estaba preparada, ni lo está hoy en día, para el bombardeo de publicidad al que nos somete la televisión, en todo momento.

La sociedad se volvió consumista y no como temían los Estados Unidos que el mundo se volviese comunista.

Es posible que lo segundo hubiese sido algo mejor.

Al invadir nuestros hogares con millones de anuncios empezamos que querer cosas que en muchos casos no necesitábamos.

Coches, relojes, televisores, aparatos electrónicos, marcas de tabaco, ropa de todo tipo cada temporada, colonias de todos los olores posibles, y sobre todo veíamos un estilo de vida que solo existía en los anuncios.

Catflix, la camiseta que necesitas para ver Netflix

Pero eso no fue lo peor

Los fabricantes de todo el mundo vieron en la televisión un mercado para explotar a los pobres incautos que estaban mirando la «caja tonta».

Y claro los fabricantes de comida no se iban a quedar atrás.

Pronto se dieron cuenta del enorme potencial que tenían en los anuncios televisivos.

Coca Cola, Pepsi, McDonalds, Kellogs, Donuts, Pizza Hut, Nestlé, Bimbo, Oreo, Burger King, Foster Hollywood… todos vieron el gigantesco pastel que tenían a su alcance.

Y eso llevó a que la gente se lanzase a una bacanal de comida basura que ha hecho que la población de personas obesas en el llamado primer mundo este en unos límites inimaginables.

Ese aumento de la obesidad ha llevado como consecuencia un aumento de los problemas médicos de la población.

Diabetes, cirrosis, enfermedades coronarias, problemas intestinales, fallos renales, accidentes cerebrales, problemas reproductivos…

Todos ellos son consecuencia en mayor o menor medida de los anuncios de comida en la televisión.

Van directos a tu cerebro

Son anuncios totalmente dirigidos a estimular en tu cerebro la necesidad de comer, desde una hamburguesa con todas sus grasas saturadas a todo tipo de refrescos completamente saturados de azúcar.

Los emiten justo en los intermedios de tus programas favoritos para que te levantes y vayas a buscarlos a la nevera, o que lo anotes en tu lista de la compra sino lo tienes.

Si estas viendo una película te bombardearán de media con al menos 10 anuncios de comida o bebida en sus pausas, en una pausas que en muchos casos tienen una duración de 5 a 7 minutos, tiempo más que suficiente para que puedas preparar la comida o ir a por el refresco que te anuncian.

Están hackeando tu cerebro.

Esto por no hablar de la «calidad» de los programas de televisión…

Nos están conduciendo directamente a la extinción.

Netflix nos salvará

O cualquier otra de las plataformas de streaming.

Desde la llegada de las plataformas de streaming se ha producido un fenómeno interesante, el descenso del consumo por publicidad televisada.

Al año se emiten más de 1 billón de anuncios televisivos en todo el mundo, de los cuales algo más de 30% son anuncios de alimentación.

Si eliminamos de la ecuación este bombardeo con las plataformas como Netflix y las demás resulta que tomamos decisiones basándonos en otras cosas.

Nuestra alimentación se ve modificada y alejada de la publicidad de la comida basura que nos invade a través de la tele.

De pronto podemos pensar por nosotros mismos lo que queremos comer sin demasiadas influencias externas.

Abandonar la comida basura y tener unos hábitos alimentarios más saludables.

A esto también contribuyen los múltiples documentales sobre comida y alimentación disponibles en estas plataformas de streaming.

Netflix y las demás nos pueden hacer entender que hay mejores maneras de comer y esto puede que haga que seamos mejores como humanidad alejándonos de las grasas saturadas, los excesos de azúcar y demás productos que acabarán con nosotros.

Total que aún es posible que lleguemos a la Enterprise.

Neflix hará que lleguemos a la Enterprise

Otra cosa es el exceso de sedentarismo que provoca Netflix y sus secuaces como consecuencia de las maratones de «pantalla» que nos podemos dar… pero eso es otra historia que dejamos para otro día.

Para recordar mejor usa
Sans Forgetica

Llevo utilizando miles de tipografías diferentes en los años que me dedico al diseño editorial.

Tipografías de todo tipo, combinaciones de ellas y diferentes factores de legilibilidad.

Incluso he hecho uso en alguna ocasión de la denostada por su mala utilización Comic Sans y soportado el uso (porque a veces no hay más remedio) de esa copia barata de la Helvetica llamada Arial.

También he diseñado libros con tipografías específicas para personas con dislexia basadas en características de asimetría en su diseño.

Ahora un equipo de la Universidad RMIT en Melbourne integrado por investigadores y diseñadores ha creado una tipografía que ayuda a tu cerebro a recordar con mayor facilidad.

Su nombre es Sans Forgetica.

Legilibilidad vs. recuerdos

Tipografías como la Caslon (En caso de duda use Caslon) están diseñadas para facilitar al cerebro la lectura consiguiendo una relajación en el proceso cognitivo.

Esto es muy importante para poder leer grandes porciones de texto como ocurre en caso de una novela o un informe, pero tiene algunos problemas, sobretodo si lo que queremos es fijar recuerdos de forma permanente.

El cerebro es capaz de asimilar información de varias formas, una de ella es mediante el estudio, esto es en ocasiones un problema.

En muchas ocasiones se utilizan tipografías no adaptadas para la lectura y eso provoca que un texto que ha de memorizarse se vea bloqueado por la comprensión lectora.

Por ejemplo, grandes porciones de texto compuestos con una tipografía de palo seco resulta más cansado de leer que el mismo texto compuesto con una tipografía con serifa, de ahí que las tipografías de palo seco sean más adecuadas para titulares o grandes mensajes como en los carteles.

Sans Forgetica te ayuda a recordar al hacer que tu cerebro se esfuerce al leer el texto compuesto con ella.

Los investigadores de psicología cognitiva de la Universidad RMIT se fijaron en el problema y han creado una tipografía que obliga a cerebro a realizar un esfuerzo extra para conseguir que recuerde con mayor fuerza lo que ha leído.

Obviamente no es una tipografía creada para grandes textos pero si puede ser muy útil para crear zonas que sirvan para generar un mejor recuerdo de su lectura.

La tipografía Sans Forgetica está disponible para descarga de forma gratuita aquí, también puedes instalar una extensión para Chrome que te permite convertir textos en pantalla en Sans Forgetica aquí.

Estoy deseando poder usarla en alguna publicación…

Ocean’s 8

Hay que saber parar a tiempo

Recuerdo la primera vez que vi la versión original de Ocean’s 11 (1960) creo que la vi sobre los ’80.

Frank Sinatra, Dean Martin, Sammy Davis Junior, Peter Lawford, Angie Dickinson…

Aquella trama de aquellos canallas intentando estafar a un casino de Las Vegas te atrapaba desde el minuto inicial.

Cuando en 2001 se estrenó el remake con George Clooney, Brad Pit, Matt Damon, Julia Roberts y demás miembros de la banda, fui al cine a verla con cierto escepticismo, pero me sorprendió agradablemente y me quedé con ganas de más…

Entonces llegó Ocean’s 12 en 2004, pensé que casi nunca segundas partes son buenas, pero aún así viendo que casi todo el plantel de actores eran los mismos no podía salir algo demasiado malo… y estaba en lo cierto, la cinta era tan buena como su predecesora.

Llegados a este punto comencé a preocuparme, era evidente que iban a sacar una tercera parte de la saga y eso ya podía ser demasiado…

Total que en 2007 se estrenó Ocean’s 13, otra vez casi los mismo actores incluso esta vez con la inclusión de Al Pacino así que le volví a conceder el beneficio de la duda.

La película volvía a crear ambiente de timadores, robos imposible y estafadores estafados, pero seguía siendo igual de buena…

Y claro, pasó lo que tenía que pasar… han hecho una versión digamos femenina, y pensé ¿Porqué no? si funciona tan bien solo con testosterona (salvo Julia Roberts) como no va a funcionar desde el punto de vista de una banda solo de mujeres…

Al frente de la banda la supuesta hermana de Danny Ocean (en cuatro películas que he visto solo hay una pequeña referencia a la familia Ocean y no es para decir lo buena que es su hermana en lo «suyo»).

El problema empieza con el reparto…

Al frente de la banda Sandra Bullock, que seguro que recuerdas de ese bodrio infumable llamado Gravity, bueno ha hecho más películas pero es que pensé que después de eso la Bullock habría tocado fondo pero no… y mira que en su día la llamaron incluso La Novia de América

Otro problema es incluir a Rihanna a un papel totalmente sinsentido haciendo de hacker en plan ochentero, tirando de teclado, de trackball y de accesos imposibles de forma inmediata… señores que hay mucha gente que ha visto Mr. Robot por favor un poco de seriedad, reconozcámoslo Rihanna como actriz es un desastre.

Por si esto no fuese poco tenemos a Mindy Kaling a la que conocemos por encarnar a Kelly Kapoor en la espléndida serie de comedia The Office, si ya en la serie su papel era secundario aquí es totalmente prescindible.

También sale Anne Hathaway que en fin… hace de tonta lista con tetas… y no lo digo yo, lo dicen ellas mismas haciendo gala de topicazo machista en película que pretende ser una reivindicación feminista de las películas de robos del heteropatriarcado.

Afortunadamente la cinta también incluye a Helena Bonham Carter en el papel de una diseñadora de moda que le queda como hecho a medida, usando un símil de sastres.

La actuación de casi todas ellas es lamentable, penosa, aburrida… se limitan en casi todas las escenas a lucir palmito y no moverse (tengo mis dudas de porque se comportan así).

Incluso tiran de algunos roles de las películas de machos como la aparición de Reuben o el hombre de goma, no podían encontrar una gimnasta para ayudarles en el golpe…

En fin, os voy a dejar el trailer, conque veáis eso ya es suficiente… ni os molesteis en gastar ancho de banda para verla entera, el consumo energético de la trasferencia perjudicará a algún árbol y no merece la pena ?.

Solo nos queda la esperanza que tras este bodrio monumental, la productora se avergüence y decida hacer una Ocean’s 14…

P.D. Ya me daba mala espina viendo el cartel que se les ha ido la mano con el fotosop, pero la mano de un becario que hasta ese momento solo usaba el paint… pero que se va a hacer uno es un sentimental…